En época de cuarentena estamos más expuestos a la tecnología. Sin darnos cuenta podemos estar dañando nuestra visión. El problema y algunas recomendaciones de especialistas. 

Durante la cuarentena, la mayoría de las personas se quedó y, algunos, todavía deben seguir en casa. El estar en aislamiento hace que estemos más expuestos a las pantallas. Desde la computadora, por trabajo o diversión, el televisor que pasó a consumirse mucho más. También el celular, el gran aliado en esta época. Es decir durante la cuarentena social, obligatoria y preventiva dictada por el Gobierno Nacional la exposición a las pantallas creció considerablemente. 

Esto puede traer problemas en nuestra visión. Como explicó Rafael J. Pérez Cambrodí, del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España y presidente de la Sociedad de Optometría y Contactología de la Comunidad Valenciana (Soccv),  “las pantallas en sí mismas no son dañinas para la vista, ya que las radiaciones que emiten no son capaces de dañar las estructuras oculares incluso tras periodos prolongados de exposición”. 

Sin embargo, alertó, “lo que sí puede ser perjudicial es el uso que hacemos de ellas, especialmente en relación al tiempo diario que se les dedica y a las escasas precauciones que se adoptan para evitar la fatiga visual, lo que se conoce como síndrome visual informático o SVI”. Esto también puede provocar dolores de cabeza, fatiga visual y malestar general.

Por otro lado, pero en la misma sintonía, Gabriela Volpe (MN 86429), médica formada en el hospital Santa Lucía y que tiene su consultorio propio, remarcó que “los equipos en sí mismos no son nocivos y menos con la tecnología que tenemos hoy” y que “el problema está en el uso y abuso” de los mismos.

Esto puede provocar varios problemas en nuestra visión algunos transitorios y otro más graves. Sin embargo hay una serie de recomendaciones que hacen los especialistas para que esto no suceda. Lo primero, se mencionaba anteriormente, es evitar el abuso de la tecnología.

Además especialistas aseguran es importante el descanso visual mientras usamos los dispositivos.  Según expertos, existe una regla que se la conoce como 20 por 20. Es decir, 20 minutos de uso, 20 segundos de descanso mirando más allá de los seis metros. Cuando se mira al infinito los ojos descansan. Además, aconsejan trabajar en un lugar donde tengas luz natural, cerca de la ventana que no encandile la visión. 

Cabe recordar que la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) alertó sobre el uso de las tecnologías. Esto se dio porque además de los problemas en la vista pueden generar trastornos en el sueño, contracturas, tendinitis, sedentarismo, obesidad, depresión y ansiedad. 

Se sugiere que los niños de hasta dos años no estén expuestos a pantallas. A su vez, entre 2 y 5 años el máximo que se acepta es de una hora por día. 

You May Also Like

Mamá por 7

  Una categoría especial dentro de las familias numerosas es aquella que…

El 16% de los argentinos presenta trastorno de ansiedad

Entre el 5% y el 8% de la población padecería algún tipo…

Jesús Maurino: “En el 2018 se evidenció un aumento de las infecciones de transmisión sexual entre los jóvenes”

Sífilis, gonorrea, clamidia y VIH son algunas de las infecciones de transmision…

“Las células madre preservadas son un tesoro”

La historia de Agustín Bustos Fierro conmovió al país en el año…